Convertir residuos en recursos, parte de la nueva economía

Esta propuesta  cumple 10 años en activo en Alemania. Desde el año 2003 , los envases de  botellas de plástico o de lata llevan un  recargo de 25 cts. que se recuperan al devolver el envase.

SDDR

 

El denominado Sistema de Depósito, Devolución Y Retorno  (SDDR) obliga a los comercios alemanes a recoger este tipo de envases vacíos, bien sea manualmente o a través de máquinas automáticas.

Se estima que existe un 98,5% de reciclaje de estos envases en la actualidad en Alemania, puesto que la gente muestra más interés  en devolverlos correctamente, debido al reembolso del dinero. Además, el número de envases tirados en calles o parques es casi inexistente, debido a que algunas personas incluso los recogen para obtener ese reembolso, que pueden conseguir fácilmente en las máquinas automáticas de los centros comerciales, o en el comercio más cercano.

Al principio los establecimientos eran reacios, pero actualmente están recibiendo ingresos  a través de estos puntos de retorno. La máquina de recogida automática cuesta unos 15000 euros, pero el centro comercial puede amortizarla obteniendo  ganancias al entregar los envases para su reciclado. Además esta recogida se estima un 14% más barata que la tradicional a través de los contenedores amarillos, en los que se mezclan más clases de residuos.

Ya se utilizan en más de 40 países y regiones, como California (EEUU), Dinamarca o Islandia. En España la asociación ecologista Retorna quiere incorporar este sistema,  financiado por empresarios alemanes del sector. Según esta misma asociación, 28 de los 51 millones de envases de bebidas consumidos diariamente en España se abandonan, incineran o acaban en vertederos. 

SDDR_2

Es un simple sistema sostenible de convertir los residuos en recursos, una tendencia a la que debemos aspirar  en el futuro, si queremos conservar el planeta.

Esta reutilización no es algo desconocido en España. Muchas personas, todavía recordarán cuando se utilizaban las botellas de cristal  de diferentes marcas de refresco. En muchas ocasiones los padres nos mandaban devolver  las botellas a la tienda con  la recompensa de quedarnos la devolución. Una costumbre que se perdió (sin ningún motivo racional) cuando se empezaron a consumir las botellas de plástico que ahora copan vertederos, calles, ríos y océanos.

 

 

Viviendas sostenibles financiadas por banca ética

 

vivienda_sostenible
Información e imágenes recopiladas en la web de EFEverde

Se trata de un proyecto en Madrid de la cooperativa «Arroyo Bodonal» para la creación de 80 viviendas que serían las primeras en valorarse con la etiqueta energética ‘A’.

El  proyecto cobrará vida en parte gracias a la financiación otorgada por una banca ética (agrupaciones financieras que buscan financiar proyectos de economía real, sin buscar exclusivamente el máximo beneficio ni la especulación).

Desde 2007 las viviendas de nueva construcción o rehabilitadas están obligadas a etiquetarse según su eficiencia energética. Al tener la valoración ‘A’ quiere decir que sus emisiones de CO2 son 10 veces menos que las de una etiquetada con la letra ‘G’, que sería la valoración más baja.

La propia cooperativa encargada de llevar a cabo el proyecto asegura que permitirán reducir un 70-80% el consumo energético con respecto a las viviendas habituales. Entre las medidas tomadas está la de su orientación (sur-suroeste) para aprovechar las horas máximas de luz solar, ascensores recuperadores de energía cinética, calefacción por suelo radiante y reutilización de aguas provenientes de duchas y lavabos para su uso en inodoros y limpieza de garajes.

Además de todo ello, utilizan la geotermia para obtener la climatización de la casa y  el agua caliente, aprovechando el calor interno de la tierra.

BANCA ÉTICA

Como su construcción es un 8-10% más caro de lo habitual,  su financiación fue rechazada hasta en 28 ocasiones, llegando a ser considerada por alguna entidad como un «proyecto de lujo». Finalmente su proyecto fue aceptado por Triodos, un banco ético que no suele financiar  proyectos de promociones de viviendas, pero que en este caso lo ha hecho debido a su carácter sostenible.