Convertir residuos en recursos, parte de la nueva economía

Esta propuesta  cumple 10 años en activo en Alemania. Desde el año 2003 , los envases de  botellas de plástico o de lata llevan un  recargo de 25 cts. que se recuperan al devolver el envase.

SDDR

 

El denominado Sistema de Depósito, Devolución Y Retorno  (SDDR) obliga a los comercios alemanes a recoger este tipo de envases vacíos, bien sea manualmente o a través de máquinas automáticas.

Se estima que existe un 98,5% de reciclaje de estos envases en la actualidad en Alemania, puesto que la gente muestra más interés  en devolverlos correctamente, debido al reembolso del dinero. Además, el número de envases tirados en calles o parques es casi inexistente, debido a que algunas personas incluso los recogen para obtener ese reembolso, que pueden conseguir fácilmente en las máquinas automáticas de los centros comerciales, o en el comercio más cercano.

Al principio los establecimientos eran reacios, pero actualmente están recibiendo ingresos  a través de estos puntos de retorno. La máquina de recogida automática cuesta unos 15000 euros, pero el centro comercial puede amortizarla obteniendo  ganancias al entregar los envases para su reciclado. Además esta recogida se estima un 14% más barata que la tradicional a través de los contenedores amarillos, en los que se mezclan más clases de residuos.

Ya se utilizan en más de 40 países y regiones, como California (EEUU), Dinamarca o Islandia. En España la asociación ecologista Retorna quiere incorporar este sistema,  financiado por empresarios alemanes del sector. Según esta misma asociación, 28 de los 51 millones de envases de bebidas consumidos diariamente en España se abandonan, incineran o acaban en vertederos. 

SDDR_2

Es un simple sistema sostenible de convertir los residuos en recursos, una tendencia a la que debemos aspirar  en el futuro, si queremos conservar el planeta.

Esta reutilización no es algo desconocido en España. Muchas personas, todavía recordarán cuando se utilizaban las botellas de cristal  de diferentes marcas de refresco. En muchas ocasiones los padres nos mandaban devolver  las botellas a la tienda con  la recompensa de quedarnos la devolución. Una costumbre que se perdió (sin ningún motivo racional) cuando se empezaron a consumir las botellas de plástico que ahora copan vertederos, calles, ríos y océanos.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.